Me declaro cuerda

Me declaro cuerda

Por Medea SH

No soy como tú piensas, dices que estás loca y aun así me miras diferente. Puedo asegurarte que mi patología no te entiende.

Pero, escucha, que si tú eres motivo, eres destrucción, yo prefiero ser silencio y calma…

Y si tú te llamas loca, yo no tengo entonces un gramo de locura y todo lo que hago y pretendo sigue los cánones de la tragedia que está más allá de tu sinrazón.

Pero no me veas raro, no, que dentro de tu mundo la cuerda soy yo.

No te ofendas si tu moda patética me da risa, no me pidas que te olvide si no se hacerlo. No me recrimines si no entiendes lo que digo.

No me digas que soy diferente a lo que esperabas, no me mires con tus ojos lastimeros, no me trates de tocar, no, la loca aquí eres tú.

 

Huir

Huir

Por Medea SH

Todo lo que he pedido siempre es libertad. Quiero ser libre para poder ser mía, para poder ser tuya. No quiero volver a sentirme enjaulada, no quiero volver a ser parte de un mundo descompuesto al que le tengo que ofrendar mi vida, no quiero que me mantengas aferrada a tu pecho.

Pero… no me dejes, quédate, en silencio, no me toques, no me pienses, sólo permanece. Sé mío, deja que te quiera, pero no me exijas más, no quieras que te quiera de la misma forma en que lo han hecho las demás.

No te quedes con mis miedos, menos con mis anhelos, quédate sólo con mis palabras. Reconoce que eres vital, que a pesar de no poder darte lo que tanto desearía, eres mi vida. Vivo para ti, eres corazón, eres tú el que está atrapado en mi interior

No intentes huir, no lo vas a lograr, no te puedes ir. Entiende que estamos encadenados, que ya no estamos huecos, que vivimos uno en el otro… que nos pertenecemos.

Y a pesar de todo, hoy no quiero dormir para no soñarte, no quiero esperar porque sé que no te has ido. Y a pesar de sentir tu presencia será mejor que me saque los ojos; no te quiero ver… déjame salir…

Por favor, sólo déjame salir.

 

Etérea

wp-1488653292998.jpg

por Medea SH

Sería absurdo escribir con la garganta seca, tan absurdo como respirar en la atmósfera.

Es verdad que somos gigantes que enredamos los dedos en el cabello de alguien al que nombramos Dios. Yo sin embargo he decidido saltar al vacío. Y así descubrir mi nivel de supervivencia.

Tal vez me llames demente, no me enojo, es un honor. No te insultes, no me halagues, ni siquiera voltees a verme, porque aunque quieras hacerlo verás que sólo he sido la voz de tu memoria.